Pequeño comercio: van a por nosotros

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Kontxi González Martínez – Miércoles, 18 de Noviembre de 2015

Anapeh y la Asociación de Empresarios de Hostelería de Navarra han llevado al Parlamento Foral una propuesta de modificación para prohibir la venta de cualquier tipo de bebida alcohólica a partir de las 22 horas a los pequeños comercios de alimentación que están legalmente autorizados y pagan los impuestos exigidos para ello.

Hace dos años nos enfrentamos a este problema (el mismo sector de hostelería y la misma propuesta), y el Parlamento de Navarra mayoritariamente nos apoyó, ahora nuevamente nos toca pelear.

Esta medida supone un golpe más al pequeño comercio, que cumple con sus obligaciones fiscales, técnicas y de toda índole durante todo el año, y que ya ha sido suficientemente castigado por la irrupción de las grandes superficies comerciales, cada vez más cerca de nuestras tiendas. Día a día sufrimos continuos ataques: la crisis, las subidas de impuestos, y ahora, de nuevo, el acoso de las asociaciones de hostelería.

Es sorprendente que hostelería achaque una supuesta disminución de ingresos no a las grandes superficies, sino que lo hagan al poco comercio de alimentación de toda la vida que queda en nuestra ciudad.

Esta modificación respetaría el horario de venta de las grandes superficies que casualmente cierran a las 22 horas.

Esta modificación tampoco respeta el derecho de los consumidores: el consumidor tiene garantizado un amplio horario de servicio en nuestras tiendas y derecho a decidir dónde quiere comprar a cualquier hora.

Es respetable que hostelería intente aumentar sus beneficios, pero no es ético que sea a costa de hundir al pequeño comercio y restringir los derechos del consumidor.

En caso de que se apruebe la modificación en los términos propuestos, muchos comercios de nuestra localidad y de toda la Comunidad Foral de Navarra se verán obligados a cerrar, con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo y la quiebra de las familias. Somos negocios familiares que a la vez creamos empleo digno y de calidad.

Debemos defender el servicio que los pequeños comercios prestamos, los valores que transmitimos manteniendo viva la ciudad con nuestras puertas abiertas la mayor parte del día. Y también es el momento de conseguir que la sociedad se implique en la defensa de estos intereses, porque los valores que defendemos, económicos y sociales, redundan en beneficio de todos y todas.

Una vez más, el grande quiere aplastar al pequeño; van a por nosotros, y debemos defendernos.

La autora es comerciante de la Asociación del pequeño comercio de Navarra- denda txikien Elkartea

Diario-De-Noticias-

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *