Los hosteleros piden que se prevenga el fraude del alquiler turístico por habitaciones

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

JUAN ÁNGEL MONREAL /IBAN AGUINAGA – 13 de Septiembre de 2019

Advierten de que la actual normativa ya se ha convertido en un coladero en grandes ciudades

Hecha la ley, planeada la trampa. Es lo que se temen los hosteleros y ya han advertido de ello a los políticos. Los pisos turísticos, regulados a lo largo de los últimos dos años para evitar el fraude fiscal, la competencia desleal y tratar de controlar el incremento en los precios del alquiler, vuelven de nuevo a escena debido al aumento del alquiler por habitaciones, una “gatera” por la que se puede colar de nuevo una actividad desregulada.

La Asociación de Hostelería de Navarra ha alertado sobre ello al Ayuntamiento de Pamplona, que ha regulado la actividad recientemente, con el “objetivo de que se adelante” a algo que ya es una realidad en ciudades como Barcelona, ejemplo de libro cuando se habla de los efectos perniciosos de un turismo descontrolado. “Aquí todavía no hemos detectado nada, pero, a un nivel mucho menor, este tipo de prácticas tardan un tiempo en notarse en una ciudad como Pamplona. Pero podemos llegar a verlo, porque la realidad es que el turismo está creciendo no solo aquí, sino en todo el mundo”, explica Nacho Calvo, de la Asociación de Hostelería. Calvo recuerda que este tipo de arrendamientos solo supone ingresos para quien alquila, sin que esto revierta en ningún tipo de tasa o impuestos recaudados por Gobierno y municipios.

El fraude es el siguiente y muy sencillo. Los pisos se anuncian en alguna (o en varias) de las plataformas digitales enfocadas al turismo. Pero, en lugar de presentarse como un alquiler de apartamento convencional lo hacen como su un propietario hubiese decidido compartir el piso. Sucede que el propietario no vive allí y que el apartamento se alquila por habitaciones y en muchos casos por días, con el consiguiente trasiego de inquilinos que cambian continuamente y que terminan por convertirse en una molestia. Las habitaciones cuentan incluso con una cerradura individual y su precio, en una ciudad como Barcelona, puede rondar los 80 euros la noche.

“Ha llegado a tal punto que ya hay inversores que aprovechan este resquicio legal”, explica Calvo, quien recordó que han trasladado a los grupos municipales del Ayuntamiento de Pamplona la conveniencia de “anticiparse” antes de que se vean los primeros alquileres de habitaciones fraudulentos en la capital navarra. En Catalunya, por ejemplo, se contempla establecer la obligatoriedad de que el propietario resida en el domicilio cuyas habitaciones se alquilan, así como limitar el número total de habitaciones que pueden ser alquiladas. El Ayuntamiento de Barcelona, según relataba hace unas semanas La Vanguardia, entiende que permitir el alquiler de más de una habitación supone “funcionar ya como una pensión”.

ACTUACIONES CONTRA LOS PISOS
Con su modesto volumen de turistas, que crece todos los años pero que está lejos de suponer un problema, Pamplona ha dado asimismo pasos para controlar la oferta de apartamentos turísticos. A finales del año pasado el Ayuntamiento confirmó que se habían detectado 52 pisos ilegales, de los que un 28% se encontraba en el Casco Viejo de Pamplona. El precio medio por día superaba los 170 euros, con lo que bastaba, con alquilarlo los fines de semana para obtener una rentabilidad muy superior a la que ofrece un alquiler convencional, cuyos precios ya se han encarecido.

En mayo, los grupos de la anterior corporación pactaron una nueva regulación que quizá resulte insuficiente en los próximos años. Así, limitaron la apertura de apartamentos turísticos a la primera planta del edificio, de tal modo que el acceso a la calle resulte directo y del mismo modo se limitó a que estos pisos no puedan suponer más del 25% del bloque. Es decir, que si con anterioridad a la aprobación de la normativa ya existía otro piso, no pueda abrirse uno nuevo en el mismo portal del Casco Viejo, la zona con mayor afección de estos alojamientos.

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *