La propuesta de Geroa Bai abre la puerta al hostel de Unzu

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

KEPA GARCÍA – 25 de Octubre de 2018

El área de Urbanismo analizará para la semana que viene las dos propuestas para la limitación de los apartamentos turísticos que ayer se plantearon durante la reunión de los grupos municipales con el objetivo de analizar las alegaciones presentadas a la nueva normativa, que una vez aprobada permitirá regular y controlar esta actividad.

Tras conocer la propuesta técnica que desestima el grueso de las 17 alegaciones formuladas por entidades públicas y privadas, particulares, empresas y colectivos sociales al texto aprobado a principios de año, los representantes municipales en la Comisión de Urbanismo acordaron solicitar nuevas aclaraciones a los técnicos del Ayuntamiento sobre la posibilidad de establecer un máximo de actividades turísticas en el Casco Viejo que evite futuros problemas.

Cabe recordar que el pasado 1 de febrero se aprobó por unanimidad la modificación de la normativa urbanística, según la cual los apartamentos turísticos se podrán ubicar en planta baja y en primera planta salvo en la zona centro (Casco Viejo y Ensanches), donde se ubicarían exclusivamente en la primera planta de los edificios para minimizar las afecciones que el trasiego de personas ocasionan al vecindario.

Además, se establecía una distancia mínima entre los establecimientos hosteleros para impedir su proliferación, que se calcula multiplicando por 6 la medida correspondiente a la fachada que tenga contacto con la calle, con una distancia mínima entre edificios de 36 metros.

SIN LÍMITE DE DISTANCIAS

En la reunión de ayer, desde el grupo municipal de Geroa Bai se planteó suprimir esta limitación de distancias, con el argumento de que el problema lo constituyen los apartamentos turísticos sin regular, no los hoteles que se puedan instalar en una ciudad con pocas plazas hoteleras. En la práctica, la aprobación de esta propuesta supondría dar luz verde al proyecto del Hostel Unzu -al que se oponen algunos vecinos por considerar que una oferta tan alta puede alterar las condiciones de vida del barrio- ya que la disposición anteriormente citada lo impedía al estar ubicado demasiado cerca del hotel Pompaelo de la plaza Consistorial.

En cualquier caso, la formación progresista consideró necesario establecer un tope máximo de las plazas turísticas en función de la superficie total del Casco Viejo o de cada de una de las manzanas que conforman el barrio.

Desde el área de Turismo, por su parte, se planteó la conveniencia de una revisión de la propuesta de regulación teniendo en cuenta que algunos de los apartamentos turísticos ya regularizados en el centro se encuentran en plantas superiores a la primera, que es la única que se autoriza en el Casco Viejo.

En el supuesto de que un edificio cuente con algún apartamento turístico, la propuesta es que en ningún caso se sobrepase del 15% de cada edificio para pisos turísticos. El objetivo es que no haya calles o edificios concretos que puedan congregar a una cantidad elevada de este tipo de apartamentos y que se encuentre un equilibrio que favorezca la convivencia.

Los grupos presentes en la reunión acordaron esperar una semana más y conocer la opinión de los técnicos de Urbanismo sobre las alegaciones presentadas antes de tomar la decisión definitiva.

Los datos de diferentes análisis y estudios señalan la creciente tendencia a la implantación de alojamientos turísticos en Pamplona y, en concreto, en el Casco Viejo, sobre todo de los llamados apartamentos turísticos.

Aunque todos los sectores implicados reconocen que a día de hoy no existe un problema con el turismo en Pamplona como los que se han detectado en otras ciudades (la relación es de 165,6 plazas de alojamientos turísticos por cada 1.000 residentes frente a, por ejemplo, las 530 que soporta el barrio gótico de Barcelona), existe el convencimiento de que es necesaria alguna regulación o la prohibición, como plantean algunas formaciones.

EL APUNTE

Inspecciones contra los pisos turísticos ilegales. Una de las prioridades del Ayuntamiento es localizar los apartamentos turísticos ilegales por las molestias que causan a los vecinos. Un estudio identificó 227 apartamentos turísticos ilegales en Pamplona, con 790 plazas en total.

LA CIFRA

939

En noviembre del pasado año y según el estudio realizado para el Ayuntamiento por la consultora Meridiano Zero, Pamplona contabilizaba 149 apartamentos turísticos reglados, con 939 plazas ofertadas. Tan solo cuatro meses antes, en julio, se contabilizaban 99 con 636 plazas, el 44% de ellos en la zona histórica.

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *