Hosteleros trasladan al edil Labairu su malestar por las 54 denuncias y el aumento de controles

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

KEPA GARCÍA – 25 de Julio de 2019

Las asociaciones se quejan de falta de información y anuncian reclamaciones de los 5 locales que tuvieron precintada la música

Las asociaciones de hostelería de Pamplona han trasladado al Ayuntamiento su malestar por las 54 denuncias interpuestas durante los Sanfermines por exceso de ruidos y anunciaron la intención de los 5 locales que sufrieron el precintado durante 24 horas de sus equipos de sonido de reclamar daños y perjuicios en el momento en el que se hagan efectivas las correspondientes sanciones administrativas.

En total se realizaron 2.461 controles durante las pasadas fiestas, un 13% más que en 2018, con un balance de 643 expedientes abiertos por emisiones altas o muy altas. Hubo más de 200 inspecciones diarias a cargo del personal del servicio de Ingeniería Ambiental, que apercibió o incoó expedientes sancionadores por la existencia de altavoces en el exterior o dirigidos hacia el exterior;o debido a un nivel de emisión musical elevado.

Ante el malestar generado en el sector, representantes de la Asociación de Empresarios de Hostelería Navarra y de la Asociación Navarra de Pequeños Empresarios de Hostelería (ANAPEH) se reunieron el martes por separado con el concejal delegado de Seguridad Ciudadana Javier Labairu y el director del área Patxi Fernández para exponerles su malestar y preocupación ante la situación generada por el nuevo equipo municipal.

SIN REGISTRO DE SONIDOS
Beatriz Huarte, secretaria general de ANAPEH, señaló que las denuncias se pusieron sin hacer pruebas ni registros de sonometría y lamentó la discrecionalidad de las actuaciones. “No entendemos que se inspeccionara unos locales y no otros, cuando nuestros asociados mantienen durante todo el año un sector fundamental en el ocio de la ciudad y cumpliendo con toda la normativa”.

La responsable de ANAPEH trasladó a los responsables del Ayuntamiento la indignación del sector ante la situación vivida en los Sanfermines “que nos deja en una clara posición de desventaja frente a la actividad que desarrollan todo este tipo de licencias exprés concedidas para la venta de bebida no fraccionada y alimentación, sin ningún tipo de control sanitario que avale que los mismos están en condiciones adecuadas para el consumo”.

Con respecto a las denuncias, comentó que los propietarios de los 5 locales donde se precintaron los equipos de música reclamarán una indemnización “porque el perjuicio económico fue muy importante en esas 24 horas y eso no tiene vuelta atrás”.

Por su parte, Nacho Calvo, secretario general de la Asociación de la Asociación de Empresarios de Hostelería Navarra -que acudió a la reunión acompañado por Carlos Albillo, gerente de la Asociación de Comerciantes del Casco Antiguo- se refirió a la falta de información por parte de los responsables municipales. “Nos cambiaron las reglas del juego poco antes del inicio y sin avisar, lo que no resulta admisible por parte de una administración pública. Nos han reconocido que fue un error y en el futuro trataremos de buscar soluciones previamente”.

Calvo comentó que los bares no pueden ser considerados los causantes del ruido que se genera en las calles durante los Sanfermines y pidió que no se criminalice su actividad cuando los hosteleros son los más interesados en que se respete la normativa. “Pero no todos locales que abren en fiestas pasan los mismos controles que nosotros y eso no es justo”.

Según los datos ofrecidos por el alcalde Enrique Maya el 15 de julio en la rueda de prensa de balance de los Sanfermines, los puntos más conflictivos se situaron en las calles San Nicolás, en la zona superior de la calle Estafeta y en la zona de terrazas de la calle Olite. En estos espacios hubo clausuras musicales de 24 horas de duración a 5 establecimientos por reiteración, una vez sancionados administrativamente por música muy elevada y altavoces hacia el exterior de la calle.

Este año se han detectado menos altavoces a la calle en los establecimientos que venden bebidas y o ropa y complementos durante las fiestas.

Un comentario

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *