El ‘tardeo’ alicantino, herido de muerte

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sergio Sampedro 16 de noviembre de 2019

La juez falla que el Ayuntamiento de Alicante ha vulnerado los derechos fundamentales de los vecinos y le exige que controle el ruido en el centro. La ciudad no recurrirá la sentencia y tramitará la Zona Acústicamente Saturada

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 4 de Alicante condenó este viernes al Ayuntamiento a tramitar el «oportuno expediente tendente a la declaración de Zona Acústicamente Saturada» en la zona del centro tradicional de la ciudad, así como «al establecimiento de limitaciones y medidas para la recuperación de los niveles sonoros previstos por la normativa y recomendados por la Organización Mundial de la Salud, tanto para el ambiente interior como exterior de las viviendas». La magistrada considera así que «han sido vulnerados los derechos fundamentales» de los residentes de la zona, «contenidos en los artículos 15, 18.1 y 18.2 de la Constitución Española, en relación a la zona comprendida entre las calles Castaños, San Idelfonso, López Torregrosa, Artilleros, Rambla de Méndez Núñez, Pascual Pérez, Teatro, Teniente Álvarez Soto, Bailen, Gerona y San Francisco».

Es decir, que la juez considera que el consistorio, tal como denunciaban los vecinos, ha mirado hacia otro lado con la proliferación del ocio en el centro, tal como reflejaba el informe pericial encargado por ella misma a un ingeniero y en el que se concluía que los valores de sonido recogidos en la zona eran «muy superiores» a los necesarios para declarar la ZAS. El mismo documento daba dos claves más: una, que los niveles se disparaban por la noche; y dos, que las mediciones apenas habían mejorado entre 2018 y 2019, por lo que si el Ayuntamiento había adoptado alguna medida -tal como había anunciado el Gobierno municipal- ésta no había sido efectiva.

No es la primera ciudad del entorno que se ve obligada a adoptar esta resolución. En 2017 otro juzgado decretó que el Ayuntamiento de Elche tenía que aplicar esta misma figura en el centro, también por la gran aglomeración de locales de ocio. En aquella ocasión los hosteleros se unieron contra la aplicación de la medida, ya que consideraban que podía significar el fin de sus negocios. Así sucedió, por ejemplo, en Valencia, donde hace casi dos décadas el consistorio decretó una ZAS en la zona de Juan Llorens, una habitual de las noches universitarias, y en pocos años no quedó ni un local abierto.

¿En qué consiste la figura de la ZAS? Pues básicamente en que se endurecen las medidas de control del ruido, como por ejemplo el horario de cierre, que no puede ser superior a la una de la madrugada en ningún caso. También incluye vigilancia específica por parte de agentes de la autoridad, suspensión de licencias, limitadores de potencia acústica o incluso la aprobación de planes de ordenación de veladores. Esto, en la práctica, hace muy difícil la viabilidad de locales como pubs y discotecas, porque requiere un estricto cumplimiento de la normativa, muy especialmente si, como es el caso de Alicante, la juez ha determinado que el consistorio ha incumplido su deber de velar por limitar el ruido.

REACCIONES
Por su parte, el Ayuntamiento de Alicante, a través de su concejal de Urbanismo, Adrián Santos (Cs), informó de que no iban a recurrir la sentencia y que la ZAS se iba a empezar a tramitar de manera casi inmediata. En un comunicado, tanto Santos como el responsable de Ocupación de Vía Pública, Manuel Jiménez, consideraron que «la sentencia va en la línea de los trabajos iniciados ya por la actual corporación, y que no se van a detener y que buscan compatibilizar el derecho al descanso con la oferta de ocio que una ciudad como Alicante tiene que dar a sus vecinos y visitantes».

Tanto Pérez como Jiménez consideran que el deterioro que ha sufrido el centro tradicional de la ciudad por los problemas de ruido «es fruto de la inacción del tripartito de izquierdas, que durante los tres años que gobernó la ciudad no tomó ni una sola medida para solucionar el problema». «Lejos de eso, el gobierno de izquierdas propició la falta de control sobre este problema al tomar decisiones como la supresión de la Unidad Fox, lo que contribuyó a agravar más la situación», indicaron los dos concejales.

Sin embargo, tanto el ex concejal de Urbanismo, Miguel Ángel Pavón, como el portavoz de Compromís, Natxo Bellido, recordaron que el PP ya rechazó, con el concurso del PSOE, la aplicación de la ZAS en el centro, en un pleno celebrado en diciembre de 2017. Bellido pidió al PP que «reaccione rápido» y aplique la sentencia para «la buena convivencia en esta zona de la ciudad». Por su parte, el portavoz de Podemos, Xavier López, también reivindicó la moción presentada por Pavón, e instó al bipartito a que ejecute cuanto antes la sentencia.

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *