Cuatro negocios cerrados y 81 personas denunciadas por beber alcohol en la calle

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Redacción 19 de octubre de 2019

La Policía Local realizó 86 pruebas de alcoholemia en un dispositivo que se desarrolló durante la madrugada del sábado

Se estableció un operativo junto a una discoteca de la calle Jesús del Gran Poder

La Policía Local de Sevilla, adscrita a la Delegación de Gobernación y Fiestas Mayores, activó en la madrugada del sábado un dispositivo especial para el refuerzo del control del consumo de alcohol en la vía pública y del ocio nocturno, el cual se saldó con la clausura de cuatro establecimientos, 138 denuncias -81 de ellas por consumo de alcohol en la vía pública- y la realización de 86 pruebas de alcoholemia. Este dispositivo, llevado a cabo en coordinación con efectivos de Bomberos, Lipasam, Protección Civil y Epes 061, ha reforzado la vigilancia en las zonas habituales de concentraciones de jóvenes, con actuaciones en las calles Radio Sevilla, José Recuerda Rubio, Arquitecto Delgado Roig, en el entorno de la Estación Plaza de Armas y en el Parque Guadaíra.

El Ayuntamiento señaló ayer en que también se reforzó la presencia policial en zonas como el entorno del Pabellón de Chile o en la Avenida Alfredo Kraus (donde no se han producido concentraciones de jóvenes tras las actuaciones que los agentes llevaron a cabo la pasada semana), la Alameda de Hércules o el entorno de la Alfalfa.

Los agentes interpusieron la madrugada de ayer 138 denuncias, 81 de ellas por consumo de alcohol en la calle; 50 por incumplimientos de ordenanzas y siete por infracciones de tráfico. Además, la Policía Local realizó 86 pruebas de alcoholemia. Dos de ellas dieron positivas.

Respecto al control de establecimientos, la unidad de la Línea Verde de la Policía Local clausuró tres bares, ubicados en el Prado, Alameda de Hércules y en Los Remedios, así como de una tienda de alimentación que se encuentra en la calle Manuel Arellano. En el caso de los bares, la clausura estuvo motivada por vender alcohol para la vía pública y en el de la tienda por hacerlo fuera del horario establecido.

También se estableció un operativo en la calle Jesús del Gran Poder con el objetivo de vigilar la aglomeración de personas en la puerta de una discoteca ubicada en esta vía, con lo que se controló los ruidos y se evitó molestias a los vecinos.

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *