Aquí no hay quien viva, aquí no

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Santos Fernández 21/12/2019

Como en la popular serie televisiva, esta es nuestra situación y nuestro problema. Somos un grupo de vecinos de la Avda. de la Estación de Cintruénigo que, para nuestra desgracia, venimos sufriendo un grave problema de convivencia. Estamos padeciendo desde hace años un calvario (agravado desde este verano) originado por los llamados ‘cuartillos de fiestas’ o locales de ocio para jóvenes según la ordenanza que los regula. Existen unas Ordenanzas Municipales, una más genérica denominada Ordenanza sobre promoción de conducta cívica y la Ordenanza Reguladora de Locales destinados a Reunión y Gastronómicos. Esta última se desarrolló más recientemente precisamente para intentar solventar los problemas que no solo nosotros, sino más vecinos del pueblo estamos padeciendo. No es una normativa perfecta (todo es mejorable), pero SI SE CUMPLIERAN, la convivencia sería posible entre los vecinos y los usuarios de estos locales. Música alta, suciedad en las calle, ocupación de la vía pública tanto en aceras como en calzada, alboroto hasta altas horas, aglomeración de hasta más de cien personas gritando, chillando, pegando en los portales de los propietarios, ensuciándolo todo con bebidas derramadas, envoltorios de chuches, vomitonas y orines en fiestas… un claro ejemplo de degeneración total, cívica y social. Las Ordenanzas que regulas estos locales son bien claras, prevalece siempre el derecho al descanso de los vecinos ante todo; está bien claro qué se puede y qué no se puede hacer, dónde están los limites; están bien reguladas las sanciones por los incumplimientos, etc. PERO NADA, SINO SE HACEN CUMPLIR, NO SIRVEN PARA NADA. El derecho al descanso en zonas residenciales como la nuestra, ha sido y es reconocido por las altas instituciones judiciales tanto de España como de Europa. Solamente pedimos que se nos reconozca tal derecho y así poder estar en nuestra casa tranquilamente, como cualquier hijo de vecino. No es una petición desmedida. ¿Tan difícil es reconocerlo y garantizarlo , no tenemos derecho a ello?.

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *