A María Caballero

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Julio Pérez García – Viernes, 28 de noviembre de 2014

Asegura la concejala que “no es posible suspender las licencias en curso de hostelería porque sería algo ilegal. En un acto reglado como este no se puede intervenir. Ir contra eso sería prevaricación… las nuevas aperturas han contribuido a revitalizar el Casco Viejo”.

La solución es bien sencilla: vuelvan a la situación anterior y declaren el Casco Antiguo zona saturada de bares y desaparece el problema y la prevaricación. Con el debido respeto, tener que escuchar a estas alturas que la concesión de nuevas licencias para la apertura de bares es algo que se hace para revitalizar el barrio produce literalmente asco. Que en Pamplona se permita el botellón legalizado teniendo que soportar un Sanfermín permanente es bochornoso.

Que la Policía Municipal al llamar para presentar alguna queja con motivo del ruido, basura, ocupación de la calle… aconseje que nos cambiemos de barrio para evitar las molestias representa una tomadura de pelo hacía los vecinos.

Diario-De-Noticias-

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *